domingo, 1 de enero de 2012

La virtud en contra de la envidia es la caridad. Prefiero otra, la resignación; aunque los sinónimos de la resiganción no son muy optimistas:conformidad,renunciacón,dimisión, docilidad,sumisón, sometimiento, etcétera.Prefiero esta definición de resignación:capacidad de aceptación de las adversidades;despúes de todo, en las etapas del duelo, como ya mencione anteriormente, aparte de la ira y de la depresión, está la aceptación.Mejor aceptar nuestra situación, antes que nos lleve al estrés.Lo mejor es no envidiar, la envidia es agradable para el envidiado y desagradable para el que envidia.El que compra un automóvil de muchos miles de pesos y una vedette bellísima incluida, lo que busca es ver a los demás temblando de envidia frente a él(Savater).Hay que aceptar que es difícil ser multimillonario,bién parecido conquistador de mujeres, superinteligente, el gran orador,el gran "Padrino",político corrupto, comerciante ambicioso,empresario explotador,heredero de fortunas, heredero de tronos,artista superestrella,escritor "best seller", premio Nóbel, ¡uf!, ya me estoy deprimiendo;mejor digo etcétera,parece un mensaje subversivo y puede activar mi envidia inconciente;mejor...me resigno. El grupo dominante desprecia y hostiga al grupo subordinado(sapolsky).Algunos ricos dicen que los pobres lo son , porque son flojos y sin ambición.El humano al ser mamífero sigue las leyes naturales, y ,ni es ordenado ni justo como los insectos.Claro,presumimos por nuestro libre albedrío,pero, que "relajo" hemos hecho de este mundo. Lo mejor es mantener un equilibrio entre la envidia y la resignación.Mejor, el trabajo y el esfuerzo para mejorar nuestra situación causante del estrés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada